Sueños, espejos, navajas y una salida de emergencia clausurada.


Nunca recuerdo lo que sueño, quizá esto que les cuento sea una de mis recurrentes mentiras, pero si sigues leyendo entonces vamos a asumir que me estas creyendo.

Estaba yo ante un espejo, me miraba a mi mismo desde atrás con morbosidad, mi vouyerismo intrínseco y mi curiosidad se desparramaban desde mi asiento de primera fila.

El reflejo del espejo miraba la causa de su origen, y hacía gestos, hacia poses, y comenzó a jugar a imitarle. En algún momento el Yo real se cansó de estarse reflejando y dejo de moverse ante el desconcierto del reflejo en el espejo, entonces éste comenzó a gritar sin sonido, como cuando le pones mute a la TV. El Yo real le dio la espalda al espejo ignorando por completo al reflejo que desesperadamente gritaba, la garganta le comenzó a sangrar por el esfuerzo y océanos de sangre le escurrían por el cuello y fue allí cuando desde adentro comenzó a golpear el espejo que estoico resistió un golpe, dos, tres, hasta que se sintió estrellado, violado, destruido y en el último estertor explotó en mil pedazos.

El Yo real solo supo de esto cuando el reflejo clavó uno de los filosos pedazos del espejo muerto en una arteria, y entonces comenzaron a luchar, forcejearon diciendo cosas ininteligibles, no tengo la habilidad de leer los labios así que no podía saber bien que decían.

Yo desde mi cómodo sitio me encendí un cigarro y ahí fue donde me percaté que estaba soñando pues actualmente no estoy fumando, me distraje un poco pues una vibración del celular me avisó que tenía un mensaje, y mientras yo me iluminaba el rostro con la luz del celular la sangrienta pelea seguía.

Un mensaje tardío, un mensaje sin sustancia, un mensaje genérico, un mensaje sin ganas, un mensaje monótono, un mensaje deliberadamente tardío…

En eso unos acordes de piano comenzaron a sonar de algún lugar imposible.

Dejé de prestar atención al celular y al voltear a ver a Mi Yo y su reflejo, ellos sorprendidos, sudorosos y ensangrentados buscaban la fuente de esos acordes melancólicos del piano…y como un mantra comenzo a repetirse:

“Enjaulamos el tiempo para no recordar que tú fuiste mi espejo y yo fui tu precipicio….”

Cada vez mas fuerte, retumbaba la frase y cimbraba la realidad.

El Yo y el reflejo comenzaron a desesperarse y gritaban en mute.

El miedo comenzó a invadirme, un dolor en mis dedos me avisó que el cigarro se había terminado, y entonces empecé a sofocarme, busqué una salida,pero solo había paredes blancas acolchonadas, sucias, frías, y tristes.

“Enjaulamos el tiempo para no recordar que tú fuiste mi espejo y yo fui tu precipicio….”

“Enjaulamos el tiempo para no recordar que tú fuiste mi espejo y yo fui tu precipicio….”

“Enjaulamos el tiempo para no recordar que tú fuiste mi espejo y yo fui tu precipicio….””Enjaulamos el tiempo para no recordar que tú fuiste mi espejo y yo fui tu precipicio….””Enjaulamos el tiempo para no recordar que tú fuiste mi espejo y yo fui tu precipicio….””Enjaulamos el tiempo para no recordar que tú fuiste mi espejo y yo fui tu precipicio….””Enjaulamos el tiempo para no recordar que tú fuiste mi espejo y yo fui tu precipicio….”

En el centro había una mesa y en la mesa había una navaja oxidada y ensangrentada con una nota que decía: Salida de Emergencia.

La tomé en mis manos y sentí la mirada de ambos que gritaban No desde su garganta de arena…Ambos me miraban con desprecio, con lástima y con rencor pero volví a mirar la navaja…Y decidí usarla.

“Enjaulamos el tiempo para no recordar que tú fuiste mi espejo y yo fui tu precipicio….”

Dejé detrás de mí un precipicio, una celda, un fracaso, un olvido, un espejo roto, un pedazo de mi vida que me resistía a dejar escapar, despedacé una pared y me hice una salida de emergencia que creí que no existía. Ahora sé que sí, que siempre estuvo ahí.

Luego volví, tenía las manos ensangrentadas y ningún tipo de remordimiento.

Y entonces me desperté con una sensación de ligereza que me hace suponer un nuevo principio.

Y entónces el acorde de piano cambió y suena un estribillo conocido…

“City Of star, Are you Shining Just For me…?”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s