2015 Lado A


Pasaron 365 dias mas de sueños, desayunos, madrugadas, ausencias, presencias, y el naufragio todavia no llega.

Los escombros de mi vida se han venido reconstruyendo, pero no en ese tono amarillento que pregonan los optimistas del mundo, mas bien dentro de su sordida y obscura atmosfera, conservando ese aroma a olvido donde solo tienen acceso los pasados que nos nutren y nos regeneran las perspectivas.

Resulta que a pesar de los pronosticos de la mayoria de mi familia, a pesar de las centenas de idiotas que le auguraban un presente complicado a mi hija y que me sentenciaban a vivir en bosques de esqueletos debido a mi manera de concebir el mundo, a dios y a los otros, bueno pues les tengo malas noticias..Seguimos andando.

Mi amargura sigue siendo, solo que ahora he tomado la buena decisión de rodearme con personas que me aman sin querer cambiarme, que tienen la suficiente inteligencia para saber que nunca voy a ser propiedad de nadie y que no ando buscando libertades extraviadas para dizfrazarlas de amor codependiente e insulso, lejos de querer enseñarme lo luminoso de sus perspectivas, se dejan arrastrar a las tabernas taciturnas de mis tugurios mas visitados. van, vienen y se adaptan, y también me comparten nuevas formas de ir andando por este big bang continuo que explota cada minuto creando un nuevo e interesante universo del que vale la pena aprender lo que sea…

Nunca me he sentido tan tranquilo, tan en paz, tan sintonizado, tan “Shine on you crazy diamond” en una carretera imposiblemente obscura donde mis faros son lo unico que iluminan el universo que no conozco y del que, seguro estoy, me permitirá nutrir mis limitadas formas de ver el mundo y de relacionarme con éste para que reciprocamente nos beneficiemos de este milagro quimico que es la vida.

No sé si este 2016 sea mi último año en este plano, pero lo que si sé es que lo voy a vivir de la manera mas urgente posible, con un hambre infinita por aprender nuevas cosas y por ejecutar lo aprendido en cada una de mis acciones.

Cuando era muy joven no se me permitía visualizar de que manera iba a arder esa explosion perpetua que mi ser iba a protagonizar muchas veces, un velo de ignorancia, pobreza y un tufo religioso e idiota me lo quisieron impedir pero mis necesidades de arder fueron mas grandes que la ignorancia de los que me rodeaban.

Después, cuando pude liberarme y decidí que por fin iba a arder y a hacer arder lo que se me diera la gana, mi inmensa ignorancia natural y mi poca receptibilidad a lo nuevo, sumado a esa terrible enfermeda adolecente donde la juventud es mas un defecto que otra cosa, complicaron mi carrera al presente pues o vivía con una ansiedad de un futuro que no se iba a construir solo o bien vivía con una nostalgia idiota de un pasado que no sucedió de la manera que yo esperaba y entonces me perdí en un circulo vicioso de grandilocuencia vacia y de un cinismo estéril que no creaba nada, ni negaba nada, solamente presumía una libertad bastante precaria e inútil.

Desperdicié años buscando montañas sagradas a las cuales llegar para poder presumir y plantar mi bandera.

Años de buscar parecerme a alguien o guiarme por lo que alguien hizo, para que secretamente pudiera yo responsabilizar a ese alguien de lo NO obtenido ademas, claro está, de ponerme como perpetuo fiscalizador de las acciones congruentes o no de ese modelo, para que cuando yo pudiera “detectar” alguna inconsistencia entonces pudiera yo salir a evidenciarla, gritandola a los 4 vientos, tratando a toda costa de llamar la atención para que de esa manera el mundo supiera que yo ya habia superado a ese “maestro”. Lamentable.

Antes me lamentaba por sentir que había sido punto de partida para mucha gente, sin embargo hoy me da un gusto inmenso que así haya sucedido todo, pues los pasados a veces regresan como para medir si sus decisiones de ser pasados fueron o no las mejores, de tal suerte que siempre me empeño en que cuando esos pasados intenten regresar sepan que su partida fue lo mejor que me pudo haber pasado pues pude evolucionar y aprender y reinventarme decenas de veces, pero que no se me juzgue ni se me mal entienda, no cambio porque no me guste quien soy, cambio porque aún ando buscando esas contradicciones que me permitan seguir siendo un vagabundo de todo, un extranjero sin zona de confort alguna con una motivación inmensa de seguir siendo y aprendiendo.

2016 es una nueva buena oportunidad para salir a dar un round mas, sin pretextos, con la muerte siempre acechando, con las cicatrices coagulándose en mi presente, ansioso de transfusiones de distintas maneras de deconstruir los conceptos con los que fuí educado, la duda siempre a mi lado, el muro siempre conmigo, la nausea como un sensor aracnido para saber de quien rodearme y de quien no, y Sartré en mi sistema de creencias donde se me da la libertad de ser libre de no creer en nada ni en nadie sumiendome en una paradoja que solamente terminará cuando yo me haya transformado en otra forma de energía.

2016 es tan “Wild is the wind” pero no será distinto que cualquier viento al que no me haya enfrentado, me aferraré como la diminuta hoja que soy, a algún arbol y a pesar de lo fuerte que el viento del destino sople y de que la muerte corra yo siempre encontraré la manera de ir donde decida ir.

Pues no estamos aquí de visita.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s